Entender los riesgos de instalar extensiones autoalojadas

Las extensiones te permiten agregar funciones a Firefox para obtener una experiencia de navegación personalizada.

Las extensiones que son distribuidas por los mismos desarrolladores, en vez de por Mozila en addons.mozilla.org (AMO), son denominadas "auto-alojadas". Si bien los usuarios deben tener cuidado al instalar extensiones de cualquier fuente, incluida AMO, los usuarios deben tener especial cuidado al confiar en una extensión auto-alojada. Aunque la mayoría de las extensiones son creadas por desarrolladores con la verdadera intención de proporcionar funciones de navegador nuevas y excelentes, algunas personas mal intencionadas pueden usar extensiones para comprometer tus datos personales de navegación.

Evalúa si puedes confiar en el sitio web o fuente de una extensión auto-alojada

Existe un riesgo inherente asociado a la instalación de cualquier software de terceros. Las extensiones no son diferentes. Al evaluar si confías en una extensión auto-alojada, tienes que tener en cuenta las siguientes preguntas:

  • ¿Te pidió el sitio web que instalaras la extensión? Esto no es necesariamente una línea roja, ya que puede haber una razón legítima para que un sitio web promueva una extensión, pero esto indica que debes proceder con cautela.
  • ¿Estás familiarizado con el sitio web o la fuente de la extensión auto-alojada? Si no estás familiarizado y no puedes establecer que es información verídica, intenta no instalar la extensión. Ten en cuenta que algunos sitios maliciosos pueden imitar la apariencia de marcas conocidas y de confianza.
  • ¿Qué puedes averiguar sobre la extensión y su desarrollador con una búsqueda rápida en Internet? Intenta buscar la extensión y el nombre del desarrollador. ¿Qué encuentras? ¿Surgen problemas relacionados?
  • ¿La extensión proporciona una política de privacidad? No es necesario que cada extensión proporcione una política de privacidad, pero si la extensión solicita un permiso, debe proporcionar una política clara que explique cómo se tratan tus datos. Asegúrate de estar cómodo con los privilegios y permisos que otorgas.
  • ¿Estás seguro de que necesitas esa extensión? Esto puede parecer obvio, pero vale la pena recalcarlo: si realmente no necesitas o no quieres la extensión, piensa en evitarla. Revisa cuidadosamente sus características y servicios. ¿La extensión te ofrece un beneficio claro?

Estos son solo algunos consejos para ayudarte a evaluar si una extensión auto-alojada es de confianza, pero de ninguna manera es una guía completa. Utiliza tu buen criterio al considerar utilizar cualquier software de terceros.

//Esta gente maravillosa ayudó a escribir este artículo: Ángela Velo, Andrés Chaparro. Tú también puedes ayudar: descubre cómo hacerlo.

¿Te resultó útil este artículo? Espera por favor...

Colabora en Ayuda de Mozilla